En una entrevista de selección, hay que tener en cuenta diversos aspectos:

1. Los objetivos del Entrevistador
Valorar si la persona que tiene delante cumple los requisitos de conocimientos y experiencia, si posee las aptitudes y actitudes necesarias para desempeñar eficazmente el puesto de trabajo, y si dispone de la adecuada motivación para ello.

Prever la futura trayectoria o desarrollo profesional del candidato dentro de la empresa, es decir, determinar su potencial para ascender a otros puestos de mayor responsabilidad.

Detectar en el actual candidato indicios de lo que más tarde podrían ser posibles problemas reales si el candidato es seleccionado y se convierte en empleado de la empresa.

2. Los Objetivos de la persona que es entrevistada

Demostrar o ratificar la veracidad de la información (formación, experiencia profesional, habilidades, etc.) aportada en el currículum vitae.

Demostrar que es el candidato adecuado para el puesto, por la correcta adecuación de su perfil a dicho puesto de trabajo.

Probar que su interés en el puesto y su motivación por enfrentarse a un nuevo reto profesional es real y está fuera de toda duda.

Manifestar que su adecuación al puesto ofrecido no solo se limita al que en ese momento se le ofrece, sino que está capacitado apta crecer profesionalmente y asumir más funciones y responsabilidades.

Algunos consejos antes de la entrevista

  •  SÉ TU MISMO. Si intentas dar una imagen excesiva de ti en algún aspecto y consigues el puesto, es probable que luego lo pases mal cuando las exigencias del puesto superen tus verdaderas competencias o habilidades. Además, uno de los objetivos principales  de la entrevista de selección es evaluar cuál es tu perfil profesional para poder encontrar el puesto de trabajo que más se adecue a tu formación, preferencias laborales, aptitudes, etc.
  •  Analiza cuáles son tus OBJETIVOS PROFESIONALES para el futuro (qué quiero hacer, en que tipo de empresa, en qué área…), y valora si el puesto de trabajo te acerca o no a ellos (no te fijes solo en un salario elevado).
  • Analiza tus PUNTOS FUERTES Y PUNTOS DÉBILES. No tengas miedo de exponer tus carencias o debilidades, destacando siempre tu interés por superarlas.
  •  ANALIZA TUS CONOCIMIENTOS Y EXPERIENCIA, así como las HABILIDADES O COMPETENCIAS que hace de ti el candidato ideal para el puesto. Para ello, relee tu currículum antes de ir a la entrevista para conocer perfectamente su contenido.
  •  PREVÉ LAS POSIBLES ACLARACIONES que el entrevistador pueda hacerte en relación a los siguientes puntos: calificaciones académicas, periodos de tiempo “en blanco” (sin trabajar), fechas concretas de inicio y fin de contratos, etc.
  •  INFÓRMATE DE LA EMPRESA Y EL PUESTO para el cual vas a ser entrevistado (sector de la empresa, desarrollo, funciones específicas a desempeñar dentro de la empresa, etc.).
  • PREVÉ Y PREPARA LAS PREGUNTAS que el entrevistador pueda hacerte en relación a tu formación académica, puestos de trabajo desempeñados, habilidades, aptitudes, motivaciones laborales, etc.
  •  PREPARA ALGUNAS PREGUNTAS INTERESANTES que hacer al entrevistador cuando éste te de la ocasión (generalmente, al finalizar la entrevista), y que reflejen tu interés por el puesto.
  •  No olvides llevar a la entrevista una COPIA DE TU CURRÍCULUM VITAE ASÍ COMO EL ORIGINAL Y COPIA DE TODOS LOS DOCUMENTOS ACREDITATIVOS  de tus méritos académicos (título, diploma…) y profesionales (carta de recomendación).
  •  ORGANÍZATE EL TIEMPO, de modo que puedas llegar puntual a la entrevista y permanecer en ella todo el tiempo que sea necesario (si es necesario, pregunta al entrevistador cuando te cite cuánto tiempo durará la entrevista). Si vas a retrasarte, llama por teléfono y avisa con suficiente antelación (pide al entrevistador el número de teléfono de la empresa por si tuvieras algún inconveniente en asistir).
  • ¡Ojo!, CUIDA TU IMAGEN, fundamentalmente tu vestuario y tu higiene.

Comunicación verbal durante la entrevista

Por muy joven que te pueda parecer tu entrevistador, y por mi cordial que haya sido a la hora de recibirte, no te dirijas a el por su nombre propio ni lo tutees a no ser que él te lo pida.
Intenta llevar anotado el nombre, apellidos y cargo de la persona que te va a entrevistar, y pregunta por él cuando llegues a la empresa:
  “Hola buenos días, soy Juan López, estoy citado para una entrevista a las 11,00 con el responsable de selección, el Sr. Pérez”.

Si no entiendes alguna pregunta, pide aclaraciones. No mientas ni te inventes respuestas.

Espera a que el entrevistador te despida. En ese momento, aprovecha para agradecerle el tiempo que ha dedicado y a insistirle acerca de tu interés por el puesto:
     “Muchas gracias por su atención, y quisiera reiterarle mi interés por el puesto, en el caso de que Uds. valoren que puedo ser un candidato idóneo”.

Consejos para Una Correcta Comunicación no verbal durante la entrevista

  • Mira a los ojos de la persona que te entreviste de manera natural (¡OJO!, no bajes la mirada cuando respondas a las preguntas del entrevistador, puede interpretar que no estás siendo del todo sincero).
  • Saluda al entrevistador con un firme apretón de manos, evita otras formas menos formales.
  • No tomes asiento hasta que te lo indiquen, y cuando lo hagan siéntate tranquilamente, derecho en la silla (no te sientes al borde ni te desparrames como si estuvieras en el sofá de tu casa) y adopta una postura que refleje atención hacia el entrevistador.

  • No juegues, toques o curiosees con los documentos u objetos que pudiera haber sobre la mesa del entrevistador (muchos entrevistadores colocan a propósito dichos objetos para ver cómo se comporta el candidato)
  • No tomes notas durante la entrevista, ya lo harás más tarde.
  • Controla los gestos de tipo nervioso (tocarse o retorcerse las manos, tocarse la cabeza o el pelo, jugar con la carpeta donde llevas los documentos acreditativos, moverte continuamente en la silla, etc.)
  • No mires el reloj durante la entrevista, olvídate del tiempo.
  • Respeta los silencios del entrevistador. No hables hasta que él te pregunte.
  • Controla también tus propios silencios. Tómate unos segundos para contestar a las preguntas del entrevistador (si contestas muy rápido el entrevistador puede pesar que llevas “demasiado preparada la entrevista y parecerás poco natural)
  • Intenta controlar tu tono de voz, que no sea ni demasiado alto ni demasiado bajo de forma que el entrevistador no pueda escuchar lo que dices.
  • No entres a la entrevista comiendo ningún tipo de caramelo, chicle, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s